10 noviembre 2015

Manga y anime desde la perspectiva de un comiquero: "A mí me la recomendaron"

A mí me la recomendaron. 
Hace muchos años atrás, digamos tres, tal vez tres años y medio, si alguien me hubiese preguntado qué pensaba del anime o manga, en primero creería que me estaban hablando de lo mismo, en segunda, pensaría de inmediato en las mujeres de grandes tetas con quejidos que ayudan a poner esa erección a un diez por ciento de poder. Para mí fue hace mucho tiempo, ya que soy un hombre influenciado por la cultura gringa, nunca pensé que llegaría a conocer la cultura japonesa de cerca.  

“Eso es de otakus, de chavos con mochilas de algún anime raro y llenos de pins, con barros y chamarras gigantescas en pleno ¡maldito sol! ¿Qué pedo con esos güeyes?” Bueno, eso pensaba cuando me hablaban de esas cosas, la verdad no lo puedo evitar, la sociedad ha puesto su etiqueta particular en el estereotipo de estos sujetos y, como persona que le gusta echar carilla que soy, es difícil de evitarlo. He visto algunas cosas raras en mi vida, pero en el momento en que lees que en Japón las chicas, literalmente, están desesperadas porque los cabrónes se la pasan leyendo mangas y no les hacen caso, no mames, es neta, de nuevo ¿Qué pedo con esos güeyes? 


No lo puedo evitar, todo este mundito dentro del mundo se ve extraño, suena extraño, pero si de verdad lo pensamos, así es el mundo de todos; mi mundo es uno de películas, cómics, series de televisión gringas y, ocasionalmente, unas de Inglaterra. Un mundo oscuro, que sucede SE-GUI-DO. Cada vez que trato de hacer una referencia de una película, todos se me quedan viendo como un maldito raro, y me pregunto:“¿Acaso estos muchachos, estos sujetos, se sentirán igual?”


Japón y Estados Unidos, naciones completamente distintas, totalmente diferentes, pensarán que los propios gringos son mejores porque llevan años en esto de crear historias en el papel, por ejemplo los cómics hasta son expuestos como forma de escritura en las clases de Español en la Primaria y Secundaria, mientras que los raros de los mangas que lo leen al revés, ¿qué pedo? Eso es mentira, no solo por hacerlo primero significa que nadie más puede hacerlo mejor. Pero tienen algo en común, la Segunda Guerra Mundial, pero también está la excesiva referencia a los filmes Westerns y la producción y adaptación en filmes altamente recomendados por la crítica, la producción masiva de cómics/mangas que cuentan historias originales (en su mayoría) y nosotros, los fans hardcore que se encabronan cuando hablan mal, o dan una referencia que no va con el tema del que tratan de hablar, y la creación de espacios donde pueden hablar de sus temas preferidos.


Yo empecé en todo este mundo con la película live-action del manga, Oldboy fue la primera y ni siquiera lo sabía, conocida por muchos y recomendada por otros tantos. Me la encontré en la tele, mi hermano recalcó la clásica frase: “dicen que está chida”. No puedo contar la cantidad de veces que he escuchado y he dicho esa frase, con ello llegan la infinidad de películas que he atesorado y amado a través de los años, y esta no fue la excepción.  

Mi viaje continuó pensando: “eso estuvo chingón, qué buena película”. Luego llegó una favorita: The Man from Nowhere, con una pelea de cuchillos que me voló los sesos por completo, fantástica coreografía, y Battle Royale. Es justo decir que mi primer acercamiento con la cultura japonesa fue con el filme Los Siete Samuráis, pero fueron esas otras películas que me acercaron más al mundo japonés.


Continuemos en el tren del recuerdo, mi primer anime me lo recomendó mi exnovia: Shingeki no Kyojin (Ataque de los Titanes)… “no mames, eso estuvo chingón, qué buena historia”; es cuando me encontraba en el estado de creer que el manga y el anime eran los mismo, hasta que Zeus todo poderoso me envió a un amigo, amante del manga y todas esas mierdas, para explicarme qué mierda con todo eso. No es que me importará de vedad, en realidad todo lo pude haber buscado en Internet pero qué flojera, así que Zeus vio mi desesperación por no entender este mundo y me mandó a mi amigo, editor en jefe de Manga México y el que me obliga a escribir este artículo de opinión. 

Él fue quien me recomendó (aparte de que mi hermano también la quería ver) el anime que me ha fascinado por mucho tiempo: Cowboy Bebop. Ahora en proceso de terminar de ver Gantz y futuras planeaciones de ver Death Note (está en Netflix, pero qué flojera). Expandiré mi conocimiento, que no es mucho, de la cultura japonesa. 

Si te gustó este artículo, y eres una chica, puedes llamarme The Wartoon y si eres un tipo y no te gustó mi artículo, me vale verga.
Hasta la próxima ocasión que se me den la ganas de escribir algo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario