Manga-Reseña: Saint Seiya The Lost Canvas #24



“El siguiente articulo representa solo el punto de vista de su autor, y no refleja la opinión ni de esta página, ni de los demás colaboradores”

Si tuviera que elegir cuál de las editoriales, que están trayendo manga de licencia a nuestro país, es la mejor de todas, sin duda diría que en este momento esa editorial es Panini/Caligrama. Me atrevo a decir esto basándome en que, comparándola con las otras editoriales, es Panini la que tiene las licencias más populares, y por ende, las que venden más.  No es secreto cómo la editorial ha tenido que reimprimir más copias de los primeros números de Ataque de los Titanes y Death Note ya que estos prácticamente se encuentran agotados. A todo esto súmenle el tener grandes clásicos modernos como Dragon Ball y Sailor Moon, así como fenómenos socio-culturales como lo son Naruto y One Piece

A lo que voy es que todo lo que ha logrado Panini en poco menos de dos años publicando manga (y poco más de dos años de publicar cómic) comenzó con la publicación de un solo título: Saint Seiya: The Lost Canvas, el cual, a este momento (e incluyendo este número que vamos a reseñar) esta solo a un tomo de terminar su publicación.


SPOILER ALERT: A partir de esta parte hablamos con spoilers sobre el tomo, así que si no lo has leído, y no quieres arruinarte la sorpresa, te recomiendo que vayas a leerlo y después regresar a leer nuestra reseña.

¿En que nos quedamos en tomo anterior? 

Después de ver una espectacular batalla entre Regulus de Leo y Radamanthys de Wyvern, es el propio espectro el que decide desafiar a Alone, al cual, junto con Pandora, acusa de querer usar el poder de Hades en su propio beneficio. Al final vemos cómo Alone trata de eliminar a sus dos ex sirvientes, pero Radamanthys alcanza a salvar a Pandora a costa de su vida. Su última acción es destruir la pintura que sellaba los poderes de Sasha, la cual decide ir al enfrentamiento final contra Alone. Las últimas páginas del tomo 23 nos muestran cómo Shion de Aries está a punto de ser atacado por Yōma de Mefistófeles, pero es salvado por Tenma, quien viste la armadura divina de Pegaso.

El tomo 24 comienza con Yōma decidido a eliminar a Shion para cambiar la historia y evitar que éste se convierta en el patriarca del santuario. Además decide revelarle a Tenma “su futuro”, con lo que le muestra nada menos que a Seiya en una silla de ruedas (como el Caballero de Pegaso quedó después de su batalla contra Hades en el manga original). El espectro alcanza a atrapar a Shion con una de sus técnicas y cuando creía que había eliminado al caballero dorado, aparece Aspros de Geminis quien lleva cargando tanto a Shion como a Dohko inconscientes. Aspros le ordena a Tenma que continúe y que se lleve a los dos dorados con él, ya que él detendrá de una vez por todas a Yōma. 

Debo decir que de todas las batallas que he visto en el transcurso de 24 tomos, esta la considero mi favorita personal y la más épica.  Aspros se trasporta con Yōma a otra dimensión donde éste no podrá manipular el tiempo, y aunque trata de eliminar al dorado con otra técnica que lo regresa a su estado biológico antes de nacer (la nada), Aspros regresa ahora portando su Sapuri dada por Hades y elimina (o eso cree) a Yōma utilizando la Explosión de Galaxias. Geminis se llevaría una gran sorpresa al sentir cómo se elevaba un cosmos del nivel de un Dios y se revelaría que Yōma es en realidad la reencarnación de otro dios: Kairos, hermano menor de Chronos, el  dios del tiempo y quien fuera responsable de borrarlo de la existencia (y por lo cual nadie conociera a este segundo dios del tiempo). Kairos también revela sus verdaderas intenciones: cambiar la historia y manipular la guerra santa para que llegue a proporciones divinas, con lo cual destruirá a todos los dioses del olimpo y al mismísimo Chronos, así vengándose de su hermano mayor.

Aspros decide poner punto final a las maquinaciones de Kairos y, utilizando el rosario de 108 cuentas de Asmita de Virgo (al fin y al cabo el dios había reencarnado en un espectro de Hades), logra sellarlo y estropear sus planes. Sintiendo que la vida dada por Hades se le está terminando, Aspros reflexiona sobre sus actos y tiene un encuentro con Athena, a quien le pide perdón por sus acciones en el pasado y le entrega el rosario de 108 cuentas antes de desaparecer. Lo siguiente que vemos es a Tenma avanzando para su batalla final contra Alone, pero tiene una visión de Yōma en brazos de su madre, lo cual interpreta como que los dos por fin pueden estar juntos. Esta visión es interrumpida por Alone quien intercepta a Tenma para librar de una vez por todas la batalla final…
El tomo 24 aún tiene algunos capítulos más de esta batalla, pero creo que lo mejor es dejarlos para la reseña del próximo tomo y así englobar toda la batalla final junta.

La calidad del tomo es la que nos tiene acostumbrados Panini, y aunque existe mucha gente que se queja por el papel que se maneja, la verdad es que a mí nunca me ha molestado.
Siempre he considerado un acierto el que Panini decidiera comenzar la publicación de manga con este título, tanto por el simple hecho de que se trata de Caballeros del Zodiaco (parte de la trinidad noventera que hizo masivo el interés por la animación japonesa junto con Dragon Ball y Sailor Moon), como por el hecho de que desafortunadamente los OVAS que llegamos a ver y nos encantaron quedaron inconclusos, y es gracias a estas publicaciones que podemos por fin ver el final de esta gran historia.

Nos leemos en la próxima reseña.

P.D. Si les interesan también los cómics, sigan mis reseñas en la pagina de Comicorphttp://comicorp.blogspot.mx/

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.