Manga-Reseña: I am a Hero #6


Continuamos con la reseña de este título, el cual dejó una gran intriga en el volumen anterior.

La historia empieza con Hideo y Araki en una situación peligrosa, frente a ellos tres tienen infectados que les impiden llegar a su destino, se da a entender que quieren llegar a un centro comercial que ofrece refugio, aunque no están muy seguros de qué tan cierto sea.

Para poder avanzar necesitan deshacerse de los infectados, sin embargo no los van a eliminar con la escopeta de Hideo, ya que, antes de hacer algo, nuestro protagonista se dirige al auto para poder liberar a Hiromi que se encuentra atada dentro de una bolsa para dormir.


Con esto nos enteramos que desgraciadamente Hiromi sí fue infectada por el virus, sin embargo no ataca a Hideo ni a Araki.

Los zombis se acercan a nuestros protagonistas cada vez más, Hideo por fin libera a Hiromi, y le dice al oído que los infectados que se acercan se burlaban de ella.

Hiromi se acerca a los zombis, sin embargo, su intento de hacerles algo es inútil ya que solo logra que uno de los zombis la lance fuera del camino.

Hideo no tiene otra opción, así que huye hacia el auto para poder escapar, pero cuando el zombi que lo perseguía estaba a punto de alcanzarlo, aparece Hiromi para salvar a nuestro protagonista, arrancándole la quijada.


Enseguida se muestra la perspectiva de Hiromi, al parecer ella no ve  a los zombis como en realidad son, los ve de una forma que al parecer le desagrada, y es así la razón por que los ataca.

Hideo se queda impactado de cómo Hiromi mutila al zombi, Araki lo hace entrar en razón y le entrega un celular con audífonos, a continuación Hideo le pone los audífonos con música a Hiromi, ella se tranquiliza y la vuelven a atar en la bolsa para dormir.

Todos escapan y nuevamente se salvan de una terrible muerte. Al poco tiempo se dan cuenta de que en el camino se encuentra una tienda, después de pensarlo un momento, Hideo decide arriesgarse y entra a la tienda a buscar provisiones.


Afortunadamente no había ningún peligro, y logran conseguir provisiones para poder sobrevivir, todos se detienen para descansar, Araki aprovecha esta oportunidad para poder escoger la mejor ruta hacia su destino y dormir.

Mientras tanto, Hideo limpia y alimenta a Hiromi en una serie de situaciones cómicas e incomodas. Hiromi inesperadamente le dice a nuestro héroe que ella lo protegerá.

Araki se despierta y decide dirigirse al centro comercial lo más rápido posible y sin parar, a medida que se acercan a su destino ven como la ciudad está desierta y llena de cadáveres. Uno de estos cadáveres estaba quemado, sin embargo notan que tenía atadas sus manos, así sospechan que alguien lo había matado y que no fue un suicidio.



Al presenciar esto, ya no están muy seguros sobre su decisión de dirigirse al centro comercial, al haber llegado tan lejos ya no hay marcha atrás y deciden continuar.

Por fin llegan al centro comercial, sin embargo, algo no está bien; a lo lejos se escuchan campanas y confundidos deciden pasar por un puente, donde, de quedarse acorralados en él, sería su fin.

Logran pasar el puente, pero su alivio no duró mucho, ya que tan pronto pasan son recibidos con disparos.


 Estas tres personas exigen que se bajen del auto, pero no esperaban que Hideo los amenazara con su escopeta, no hay tiempo para que ninguno de los dos grupos se rinda, ya que del techo de un edificio aparece un hombre advirtiéndoles que se acerca una horda de zombis.

Una de las tres personas armadas invita a nuestros protagonistas a subir, poniéndolos a salvo.

Es aquí cuando Hideo conoce a la comunidad de personas que  viven en la azotea. Los dirigen con el líder de esta comunidad, pero antes de poder conversar, son sometidos a una prueba, para verificar que no están infectados. El primero en hacer la prueba es Araki, la pasa sin problemas, la siguiente es Hiromi, sin embargo no logra contestar adecuadamente a la prueba, afortunadamente, la mujer que los dejó subir logra convencer al líder de que Hiromi simplemente está en un estado de shock.

Tiendas de acampar son proporcionadas para nuestros protagonistas, se instalan en un espacio y por fin pueden descansar.

Araki no puede evitar pensar que esta comunidad es en efecto muy sospechosa, Hideo para prevenir le da su escopeta a Hiromi diciéndole que es un tesoro suyo y que no deje que nadie lo toque.

Aquí  termina la reseña de este título, no puedo terminar de confiar en la comunidad que le abrió las puertas a nuestros héroes, he de mencionar también que me impresiona mucho que en Japón una arma es algo que no se ve tan seguido. Sin duda es otro tipo de cultura y forma de vida.

Los espero para la siguiente entrada.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.