Ghost in the Shell: El arte visual de un filme desastroso

Fui a ver Ghost in the Shell en su semana de estreno, las imágenes son bastantes buenas, la composición que logró el director Rupert Sanders supieron evocar el futuro que Blade Runner nos presentó tiempo atrás. Para ser alguien, que para muchos cometió el “error” de ver la película antes que leer el manga o ver el anime, me conflicto mucho el manejo de la historia, muchas oportunidades fallidas dejaron deseando algo mucho mejor.


No fue simplemente el uso de una mujer gringa en el papel de un personaje asiático (hasta el creador dijo que le valía madres, además, me gustó la parte de la justificación del casting de Scarlett Johansson) lo que causó tanta polémica, fue la historia presentada como algo ya visto; expongo el caso de Robocop y El vengador del Futuro (que así se llama en español, hazme el favor) que en inglés es Total Recall: personajes que se presentan con el objetivo de encontrar su memoria, además de que son filmes de ciencia ficción (Iba a meter la franquicia de Jason Bourne, pero no es ciencia ficción).


La adaptación tiene que verse por separado, una cosa es el manga, el anime y la película, tienen que verse distinto si tu objetivo es analizarlas, una adaptación difiere mucho de su fuente original, pero los casos especiales son en que al adaptar un manga en Japón, los autores quieren mantenerse lo más cercano posible, inclusive con el vestuario, pero hasta ellos saben que adaptar una historia no es fácil, y menos en 2 horas que dura una película promedio.


Mi trabajo aquí es hacer una comparación del anime y el filme, después de ver ambos, además de ver diferentes vídeo-ensayos sobre el tema en Youtube, es el cómo se maneja el espacio en que los personajes interactúan, que ambos medios presentan de una maneja excepcional. Basado en la ciudad de Hong Kong para moldear la ciudad futurista, ambas presentan la metrópolis de una ciudad que ha fusionado culturas para crear una nueva, por ende a perdido su identidad, vacía y gris, con colores por doquier pero aún se puede ver la suciedad en las calles, en los letreros, en los perros callejeros, en el anime se presenta magnifico en un mapeo de la ciudad, Mamoru Oshii presenta el vacio y la búsqueda del ser en los personajes, más enfocado en Mayor, al mostrarnos a la ciudad, lo viejo con lo nuevo, las super carreteras que colisionas en los edificios viejos cayéndose a pedazos. Rupert Sanders mantiene esa misma idea, es por ello que, para mí, la cinta a nivel visual, los colores, la composición de los personajes, merece una segunda vista.


Y no me malinterpreten, la película es mala, tiene sus defectos al igual que el anime pero mi objetivo aquí, es calmarlos de esa furia que los consume por dentro, tomen lo bueno de lo malo, ya todos sabemos que van a seguir adaptando mangas/animes debido a su alta popularidad (te estoy viendo a ti Death Note) el asunto es, como ha sido siempre, es exigir filmes con personajes justificados de sus acciones que llevan la historia, las películas no son solo arte visual, al igual que son los mangas y los animes, son un todo, la historia, los diálogos, los personajes. Para ser justos, te pido a ti, lector, después de leer este texto, que me ofrezcas tu punto de vista, crees que la cinta ofreció de alguna forma justicia al material original, qué más ofrece que merece mencionarse, o simplemente tenemos que olvidarla. Deja tu comentario al final del texto, si te gusto compártela y preséntanos tu perspectiva de acuerdo al tema en los comentarios. Yo soy The Wartoon y me despido.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.