Los grandes aciertos de Boku no Hero Academia


¡Hey! ¡Qué tal a todos! Soy Dani y en esta ocasión hablaremos de una obra con una popularidad indiscutible durante los últimos años, llegando a pelear los primeros puestos en cuanto lecturas se refiere con otros grandes trabajos que la superan en longevidad.

Boku no Hero Academia o My Hero Academia, para este lado del mundo, es un manga escrito e ilustrado por Kohei Horikoshi, con una publicación desde el año 2014 en la revista Shonen Jump contando con más de 200 capítulos y 3 temporadas de anime, superando los 70 episodios hasta la fecha. Llegando a nosotros gracias a Editorial Panini, contando actualmente con más de 15 volúmenes en español.


Después de esta pequeña introducción, procederé a compartir los puntos que, bajo mi consideración, han permitido el visible despunte de esta historia. No me enfocaré únicamente a elementos del manga, que ya es increíble por sí solo, también haremos mención del alucinante trabajo que ha realizado Studio BONES a lo largo de toda la adaptación animada. Quiero recordarles que agradezco su visita/lectura y que espero su retroalimentación en la sección de comentarios. Ahora sí, comencemos.



El argumento

En lo personal, considero que la idea central de la historia no es algo novedoso, pero con esto no quiero decir que sea mala, toma elementos básicos de un shonen de peleas. En un mundo en el que tener poderes o habilidades especiales es lo más común y para subir dentro de la estructura social, se debe resaltar por el uso de las mismas, aparece un protagonista “débil” que tiene un objetivo fuera de su alcance, por alguna coincidencia del destino encuentra la forma de acercarse a esa meta y debe esforzarse más que el resto para lograrlo. Es una fórmula que podemos observar en otras obras, sin embargo, el autor la explota de una manera que se siente natural para el espectador y genera interés en nosotros para observar el desenlace.


Otro punto importante es la influencia occidental y el correcto uso que el señor Horikoshi le da dentro de sus páginas. La versión que este manga presenta del concepto de héroe, es algo no tan explotado en el país nipón. Un movimiento que ha tenido un gran impacto durante la última década por las películas pertenecientes a universos cinematográficos. Boku no Hero Academia ha llegado en una época en la que los superhéroes son más relevantes que nunca y lo aprovecha de una manera contundente.

Pero ese no es lo único a destacar dentro de la historia, hay detalles muy bien colocados, como son la escuela dónde Midoriya IzukuDeku” (el prota) y el resto de personajes desarrollan sus habilidades, generan relaciones y, sobre todo, aprenden a ser verdaderos héroes junto a la responsabilidad que esto conlleva. Los motivos de cada estudiante son mostrados, al mismo tiempo que sus diversas personalidades aparecen, hay una gama tan variada de personajes que podría parecer algo denso de primera vista, sorpresivamente, es un caso totalmente contrario. Cada espectador genera sus preferencias, deseando que se le otorguen más paneles o minutos en pantalla a su elegido(a). En resumen, puede que no sea la historia más original que puedas ver o leer, pero es una obra que te regalará grandes momentos desde el inicio sin que estos se sientan forzados o fuera de lugar.



Desarrollo de personajes

Como se mencionó en el punto anterior, existe una cantidad considerable de personajes que se nos van mostrando mientras transcurren los capítulos, sus personalidades, objetivos, principios e incluso debilidades son compartidas con el lector. En una historia de este tipo es difícil darle importancia a cada individuo, sin embargo, el autor también rompe esquemas en este apartado, claramente debe centrarse en el protagonista y en el grupo más cercano a él, pero esto no significa que no brinde el tiempo para presentarnos las capacidades y limitantes de cada estudiante. En arcos argumentales como “el torneo escolar” o “el examen de licencias” podemos apreciar el cariño y respeto que el señor Horikoshi tiene por su obra y los elementos que la conforman. Regalándonos momentos icónicos dentro de la historia, junto a diseños realmente llamativos marcados desde un inicio.


Podemos percatarnos del crecimiento en base a experiencias, el aprendizaje y control de las habilidades se siente real. Tanto es así, que el autor se encarga de dejarnos en claro la posición en la que se encuentran en más de una ocasión, no importa si son los buenos, si es el grupo principal o si son los más queridos, si existe alguien argumentalmente más fuerte, se verá plasmado. Gracias a esto una victoria frente a un conflicto genera en el espectador mucha emoción, ya que somos conscientes de las dificultades por las que pasaron para llegar a tal punto. Sentar las bases de una manera tan clara desde un principio nos hace apreciar el esfuerzo y la creación de situaciones por parte del mangaka.



Antagonistas

Los villanos, la contraparte de la justicia que nuestros héroes buscan, son igual de importantes que los ya antes mencionados. Es una situación bastante similar a la de los estudiantes, se les da tiempo para presentarse con diseños llamativos, personalidades definidas, que a pesar de no relacionarse tan bien, no salen del esquema presentado en la obra. Se les da un motivo y lo desempeñan de una gran manera, son el principal obstáculo que deben superar nuestros protagonistas y esto no será una situación sencilla.



La cantidad de villanos llega a ser proporcional a la existente de héroes. Esto no permite imaginar un sinfín de combinaciones para batallas épicas que podrían desarrollarse en un futuro.

Resumen de este punto, el crecimiento de cada personaje se presenta de una manera fluida, las relaciones que forman entre ellos desempeñan un papel fundamental para la resolución o creación de conflictos, cada vez más complejos. La inclusión de nuevos estudiantes y villanos se asimila de manera rápida y generan interés, sabiendo que podremos conocer más de ellos, las múltiples personalidades facilitan el digerir la cantidad de sujetos a observar. Gran desarrollo de personajes.



Los combates

No podemos hablar de un Shonen de este tipo sin mencionar sus peleas, la manera en la que los conflictos son resueltos y la misma razón por la que otros surgen. En Boku No Hero Academia, las peleas se ganan principalmente a base de estrategia y el buen uso de tu habilidad, son muy pocos los enfrentamientos que se ganan simplemente por fuerza bruta.

Ese es, bajo mi consideración, el punto más importante dentro de los combates, a pesar de conocer los dones de cada personaje, no podemos esperar una pelea similar a la anterior. La situación, el entorno, el rival, la razón de la disputa, todos estos elementos la vuelven única. Entender el razonamiento de cada personaje para superar adversidades y observar el rumbo que tomará la batalla.

El dibujo es impresionante, creando paneles que proyectan la fuerza del ataque de una manera sólida, transmite todos los sentimientos de los combatientes y nos pone en perspectiva del poder de cada uno, sin necesidad de decirlo abiertamente.


Su contraparte animada no se queda atrás, nos regala secuencias fluidas, llenas de detalles, con una banda sonora magnífica, que, junto al impecable trabajo de los seiyuu, puede erizarnos la piel cuándo se lo propone. Sin duda alguna es una de las obras con mejor creación de situaciones y manejo de las mismas de los últimos años.


Resumen del punto, las batallas son intensas, bien pensadas, con secuencias alucinantes y resoluciones que abren la puerta a muchas posibilidades futuras, como lo dije en apartaos anteriores, las escalas de poder están planeadas y definidas, esto facilita el desarrollo de los encuentros y automáticamente los vuelve llamativos cuando sabemos que dos pesos pesados están por encontrarse. Un gran trabajo en ambas versiones que logra atrapar inclusos a espectadores casuales.



La importancia de un héroe

Como último punto me gustaría externar una opinión meramente personal de lo que esta historia proyecta. A lo largo de nuestra vida hemos tenido o tendremos que sacrificar muchas cosas para alcanzar nuestros objetivos, nada llega por sí solo y somos tan efímeros que podemos perderlo todo de un momento a otro. Un verdadero héroe no siempre es el más fuerte, es aquel que está dispuesto a ayudar a otros sin importar las consecuencias, siempre con una sonrisa en su rostro. Podemos tener muchas fallas como personas y más aún como sociedad, siempre habrá villanos que busquen eclipsar las buenas acciones que algunos puedan realizar, sin embargo, está en cada uno de nosotros mejorar día con día. La obra presenta el trabajo constante como la mejor manera de acortar la distancia entre nuestras metas y nosotros, la amistad como una manera de salvar a los que nos rodean, y ¿por qué no?, que nosotros seamos salvados. No siempre podremos estar de píe ante los problemas, suponiendo que ninguno es lo suficientemente grande para tumbarnos, pero siempre podremos intentarlo. Hay muchas formas de ser un héroe, dime ¿cuál es la tuya?

My Hero Academia no es una serie perfecta, ni una revolucionaría, es un trabajo que nos muestra un sueño, una visión, en la que el bien encontrará una forma de superar el mal… Hagámosla realidad. Yo soy Dani y nos vemos en alguna otra historia.



@danielvillariv


Si deseas apoyar al blog, simplemente da click en alguna publicidad del post. Puedes cerrarla al instante.



No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.